0 Comentarios

Alerta vecinal

Por

Ubicación(s):

Señalada como uno de los principales problemas de la ciudadanía, la inseguridad es una problemática que debe ser enfrentada bajo una aproximación multidisciplinaria que contemple sus diversas manifestaciones, orígenes y efectos; y a la vez exige una participación activa de toda la población. Un programa municipal en La Paz está poniendo a prueba esta idea al involucrar a las juntas vecinales.
Se trata de los Grupos de Alerta Vecinal (GAV), un programa que consiste en que los presidentes de las juntas de vecinos conformen grupos de WhatsApp en sus barrios, a través de los cuales las personas podrán reportar hechos de preocupación, como la presencia de bebedores consuetudinarios, conflictos entre vecinos u otras personas, pandillas y actividades que sean sospechosas.
A su vez, los dirigentes vecinales podrán comunicarse a través de la misma aplicación con la Secretaría Municipal de Seguridad Ciudadana, y enviar fotografías o videos y mensajes de voz o texto para que los “tornados” acudan al lugar. Se llaman “tornados” a un grupo de guardias municipales entrenados para atender este tipo de situaciones y que trabajan en turnos que permiten atender las 24 horas del día.
En el acto de presentación del programa, el Alcalde de La Paz señaló que este plan de seguridad ciudadana del municipio “tiene que ver con el involucramiento de nuestra comunidad en las tareas de prevención y coordinación”, haciendo de esta manera referencia a la fase piloto, cuyo resultado fue calificado de satisfactorio.
Algunos dirigentes vecinales consultados por este diario reconocieron que el trabajo desarrollado hasta ahora puede ser calificado de “eficiente” y se mostraron optimistas, especialmente porque los tornados contarán con recursos que, al parecer, la Policía no siempre tiene, como vehículos de transporte o personal disponible fuera de horarios de oficina. En el mencionado acto también se hizo notar que no todos los casos pueden ser atendidos por la Guardia Municipal, cuya labor se limita a ser preventiva; pues en caso de tratarse de delitos, su tratamiento deberá coordinarse con la Policía, a la que tendrán que dar parte de lo que esté sucediendo.
Según explicó el Secretario Municipal de Seguridad Ciudadana, en 2018 el GAV atendió 21.000 casos: 70% relacionados con deterioro de propiedad pública, consumo de alcohol en las calles y ocupación indebida de espacios públicos. Si esas son las cifras que arrojó la fase de prueba, es fácil imaginar cuán necesario es el trabajo de alerta vecinal.
Se trata, pues, de una iniciativa digna de encomio, que será verdaderamente eficaz si, por una parte, la Guardia Municipal y la Policía logran articular esfuerzos al margen de los intereses políticos que motivan a sus mandantes, y por otra parte, si los vecinos se toman en serio el trabajo de vigilancia sin que esto signifique afectar a personas inocentes.
//////.

Calificación de Artículo :

  • 1 fuera de 5
  • 2 fuera de 5
  • 3 fuera de 5
  • 4 fuera de 5
  • 5 fuera de 5

¿Cuál es su opinión?

Entrar o crear cuenta

Los comentarios estan protegidos o no se permiten en este artículo