0 Comentarios

La madre del magistrado Gualberto Cusi dice que venderá sus polleras para dar de comer a su hijo

Por

Ubicación(s):

La Paz, 11 de abril (Red País).- “Aka pulliranak alja wawaxar manqa churañataki (venderé estas polleras para dar algo de comer a mi hijo”, dijo entre lágrimas Lucia Mamani Nina de 94 años, madre del magistrado suspendido Gualberto Cusi, quien se encuentra en un estado de indefensión y delicado cuadro de salud.

Cusi fue declarado la semana pasada por el Tribunal de Sentencia de la Cámara de Senadores, rebelde y con orden de captura, por no haber asistido a su audiencia del juicio de responsabilidades.

Gualberto Cusi es enjuiciado en el Tribunal de Sentencia (Senado) por los presuntos delitos de incumplimiento de deberes, prevaricato y resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes, por haber dejado en suspenso la aplicación de la Ley del Notariado.

La Cámara de Diputados lo suspendió en 2014 sin derecho a percibir un salario. En el juicio en el Senado se lo apartó del proceso por su estado de salud y este año se reinstaló el juicio en su contra.

Ante esta situación, Cusi llegó este martes al lugar de su nacimiento, una comunidad lejana de la provincia Ingavi frontera con Perú, en donde su madre de 94 años de edad, pidió morir junto a su hijo y que no abandonara el país. Es así que para paliar la alimentación del magistrado suspendido alista vender cuatro polleras.

Al respecto, el dirigente del Consejo Nacional de Defensa de los Derechos Constitucionales de Bolivia (CONDECOB), Roberto De La Cruz, quien acompañó a Gualberto Cusi, dijo que actualmente su amigo y compañero de lucha, es víctima de una tortura psicológica ejercido por el poder del gobierno de Evo Morales.

“Digo tortura, porque los senadores masistas presionan llevando a un tribunal a una persona con una enfermedad terminal, para que asuma su culpabilidad en los supuestos delitos que nunca ha cometido”, sostuvo De La Cruz.

Considera, en ese marco, que la tortura, constituye una situación límite en la que un sistema político del MAS somete a Cusi, a una experiencia extrema de dolor psíquico, con objetivo de quebrar su sistema de ideales y valores, su pensamiento, traumatización extrema.

“En la situación de tortura, el torturador, como representante del poder represivo, pareciera impone explícita o implícitamente a su víctima a un dilema extremo: dejarse maltratar, exponiéndose a un dolor psicológico intolerable. Esto genera sentimientos de humillación y culpa de algo que jamás a cometido”, sostuvo De La Cruz.
//JLZ//

Calificación de Artículo :

  • 1 fuera de 5
  • 2 fuera de 5
  • 3 fuera de 5
  • 4 fuera de 5
  • 5 fuera de 5

¿Cuál es su opinión?

Entrar o crear cuenta