0 Comentarios

No le confesó sus juicios por corrupción: Alcalde Eduardo Mérida le miente y se burla del cura Pérez en su programa radial

Por

Ubicación(s):

Cochabamba, 23 de abril (Red País).- El alcalde Eduardo Mérida Balderrama le mintió y se burló del padre Eduardo Pérez Iribarne en su propio programa radial “El hombre invisible”, al mostrarse como un “angelito y ser víctima de persecución política”, y no confesarle nada de sus juicios por corrupción, imputaciones por uso indebido de bienes y servicios del Estado y otros 34 juicios por varios ilícitos.

El pasado viernes 21 por la tarde, Mérida sorpresivamente salió en ese programa y fue entrevistado por el cura Pérez por el lapso de una hora. El alcalde de Quillacollo viajó ese día a La Paz con el argumento de realizar gestiones acerca del Plan Maestro de Agua Potable y Alcantarillado y evitar el débito automático de más de 70 millones de bolivianos.

Según testimonios de sus colaboradores y responsables de comunicación de la Alcaldía de Quillacollo, la entrevista estuvo pactada con la debida anticipación, motivo por el que Mérida se ausentó de Quillacollo engañando a concejales y población.

LAS ACUSACIONES

El alcalde Mérida comenzó su entrevista acusando a Juanita Ancieta, Feliciano Vegamonte, Lucio Gómez y otros dirigentes de los movimientos sociales y el Movimiento al Socialismo (MAS) de estar detrás de un golpe municipal, porque “viven en Quillacollo”.

Durante la entrevista se refirió a un rosario de juicios y acciones que buscarían arrodillarlo y sacarlo de la Alcaldía. Sindicó a fiscales, jueces, concejales, dirigentes masistas y otros personajes de “sembrarle procesos penales, siendo mi pecado no arrodillarme al Gobierno”.

Mérida siguiendo un libreto y al borde de las lágrimas, confesó al padre Pérez que sus detractores buscaban encarcelarlo, incluso, a su familia. Afirmó también que los bolivianos vivían una dictadura y tiranía que conculca derechos, judicializa la política y no deja trabajar a las autoridades de la oposición que sólo buscan “progreso y desarrollo”.

“Debemos unirnos todos los alcaldes que sufrimos acoso político, porque lo único que queremos es trabajar por la población que votó por nosotros y rechazó al MAS. No somos animales, pedimos que respeten la democracia de nuestros pueblos. En mi caso no le he robado a mi pueblo, por lo que los juicios deben terminar”, dijo sin referirse a sus 36 juicios, la mayoría, por hechos de corrupción debidamente comprobados.

FALSAS CONFESIONES

La autoridad edil no confesó al padre Pérez del juicio de los “audios de la corrupción” que implican a su esposa Jovanna Maldonado y Richard Agreda Tórrez (el mochilero de la pareja), en extorsiones, cobros de diezmos a contratistas, proveedores de insumos, desayuno escolar, venta de cargos a 1.000 dólares, aprobación de loteamientos y urbanizaciones ilegales y otros escándalos que se denunciaron por los medios de comunicación y que son investigados por tres fiscales anticorrupción de Quillacollo, y por cuya causa podrían ser encarcelados preventivamente.

Siguiendo su acostumbrada cháchara, Mérida acusó a los cinco concejales que fueron elegidos por el Frente para la Victoria (FPV) de estar arrodillados al MAS y hacer fila para ser alcaldes en caso de ser encarcelado.

También sindicó a los jueces y fiscales que atienden sus procesos, de estar arrodillados y de recibir instrucciones políticas, por lo que no les temblarían las manos para encarcelarlo como “cordero o animal”.

“Temo todo, hasta perder mi libertad. Son jueces que están a disposición de la política y fiscales al servicio del gobierno. Hay autoridades buenas, pero lamentablemente tienen vínculos políticos y actúan como carniceros (…). La justicia a perdido todo valor, pero así me metan a la cárcel, prometí no traicionar y voy a soportar los juicios”, respondió a las preguntas incisivas del Hombre invisible.

Lo que Mérida no le dijo al padre Pérez, es que no sólo prometió no traicionar sino no robar, pero según todos los antecedentes que cursan en los juzgados y fiscalías anticorrupción, la autoridad está procesado por la falsificación de su libreta de servicio militar para habilitarse como candidato a alcalde en 2015. Tampoco le confesó de los otros juicios por corrupción, estafa, estelionato, extorsión, abuso de autoridad, falsedad en la declaración de sus bienes y rentas y otros delitos, que incluyen los juicios de sus exclientes, cuyas denuncias se encuentran en el Ministerio de Justicia.

Durante una hora, según “sus” propios concejales: Héctor Montaño, Zacarías Jayta, Willy López, Antonio Montaño y Plácido Molina, el alcalde Eduardo Mérida Balderrama, le mintió y engañó al padre Eduardo Pérez Iribarne y al pueblo boliviano, ya que el programa “El hombre invisible” tiene alcance nacional por radio Fides.

En apego a sus derechos constitucionales, los cinco concejales a quienes Mérida acusó de tránsfugas y de estar arrodillados al MAS, anunciaron que solicitarán al padre Pérez el derecho a la réplica y la debida contraparte.
AMG// EFN

 

Calificación de Artículo :

  • 1 fuera de 5
  • 2 fuera de 5
  • 3 fuera de 5
  • 4 fuera de 5
  • 5 fuera de 5

¿Cuál es su opinión?

Entrar o crear cuenta