0 Comentarios

Sierra mokho en peligro: Edificio del museo arqueológico no sirve para nada por decisión del alcalde Mérida

Por Omar Herbas Zamorano (Author)

Ubicación(s):

Cochabamba, 18 de abril (Red País).- El edificio del museo arqueológico del morro de Sierra Mokho de Quillacollo no sirve para nada por decisión y la incultura del alcalde Eduardo Mérida Balderrama, quien lo abandonó condenándolo a su destrucción sistemática.

La edificación que se encuentra en la zona norte de Quillacollo (avenida Circunvalación), desde hace más de seis años, enfrenta el mayor abandono y está convertida en alojamiento de inhaladores, antisociales y roedores.

El museo fue construido en 2012, atendiendo una gran demanda de los quillacolleños, y en la actualidad es un “elefante blanco” que no conmovió a los exalcaldes, Carla Lorena Pinto, Charles Becerra y el actual Eduardo Mérida Balderrama.

Según una visita al mayor promontorio de restos arqueológicos de Cochabamba, el morro de Sierra Mokho, enfrenta el mayor abandono y es víctima de la degradación y vandalismo, además de invasiones de actividades que deshonran su condición de patrimonio cultural y arqueológico.

De acuerdo a datos históricos, la colina de Sierra Mokho, tiene una extensión de 1,5 hectáreas, y conserva vestigios de la época de Tiwanacu. Hace cinco unos siete años, gracias al trabajo de un arqueólogo alemán, en coordinación con el Museo de la Universidad Mayor de San Simón, se hizo un hallazgo de 20 piezas de oro, piedras preciosas, cerámica de la cultura Tiwanacu y de otras épocas.

LA ANTICULTURA EN ACCIÓN

El morro de Sierra Mokho y sus alrededores enfrenta el peor abandono de su historia y es presa de grupos de vándalos, saqueadores y “huaqueros”, ya que al alcalde Mérida y a sus funcionarios de cultura no les interesa para nada preservar y revalorizar está gran riqueza ancestral.

Por otra parte, la infraestructura del museo es un elefante blanco que enfrenta deterioro, crecimiento de malezas en su interior, además que sus paredes y muros están pintarrajeados, sin ventanas y puertas.

“El museo, en la actualidad, no sirve para nada. La infraestructura se va cayendo a pedazos y sus alrededores fueron invadidos por negocios y basura en abundancia. Lo mismo ocurre con la colina que es un depósito de materiales de construcción, fierros viejos y escombros, degradando su condición de patrimonio”, dijo el exdirector de Cultura de Quillacollo, Johnny Fernández Rojas.

NIDO DE ANTISOCIALES

Ante esta grotesca realidad, los concejales Héctor Montaño y Willy López, afirmaron que esta situación no puede continuar porque es un atentado a la cultura ancestral y patrimonio arqueológico del país, que tiene sanciones legales para sus autores.

Por su parte, los vecinos también lamentaron que los ambientes del museo sean un “nido de inhaladores y antisociales” que ocupan el lugar por las noches. Además, al extremo Oeste existe una canchita de fútbol, metros más allá hay un depósito de carrocerías de vehículos pesados. En el lado este, hay un parque infantil abandonado.

Asimismo denunciaron que el predio para el museo continúa sin delimitación ni resguardo, y el lugar está convertido en un baño público.

La construcción del museo se ejecutó con Bs 1,5 millones, y nadie sabe si algún día funcionará para la exposición de las reliquias arqueológicas de Quillacollo que están en depósito en el Museo de la UMSS.
//AMG/EFN//

 

Calificación de Artículo :

  • 1 fuera de 5
  • 2 fuera de 5
  • 3 fuera de 5
  • 4 fuera de 5
  • 5 fuera de 5

¿Cuál es su opinión?

Entrar o crear cuenta