0 Comentarios

Gestión de Mérida se cae por corrupción: Envían al exsubalcalde al penal San Pablo por el presunto delito de extorsión

Por

Ubicación(s):

Cochabamba, 25 de mayo (Red País).- El exsubalcalde del Distrito 3 de Quillacollo, Gilmar López Riva, fue recluido preventivamente en el penal San Pablo de esta ciudad por los presuntos delitos de extorsión y cohecho pasivo propio.

Tras una audiencia de medidas cautelares que duró más de dos horas de alegatos de la defensa del sindicado y de la víctima, una vecina del barrio Urquidi que denunció la presunta extorsión a la policía, el juez Iver Gonzales determinó este jueves enviar a López a la cárcel preventivamente hasta la audiencia de juicio oral.

Pese a que el delito por el que fue juzgado debía ser sometido al procedimiento por los ilícitos de flagrancia, a López le otorgaron una audiencia de medidas cautelares. El juez que lleva el caso resolvió su detención preventiva en la cárcel pública de San Pablo de Quillacollo.

FAMILIARES AGRESIVOS

Durante la audiencia cautelar se volvió a confirmar la presencia de funcionarios municipales y familiares del procesado, quienes se mostraron violentos con los periodistas, en especial con enviados de Red País Bolivia.

Uno de los reporteros gráficos de este medio fue identificado, insultado y casi agredido de no mediar la intervención policial. La madre y los hermanos de Gilmar López, intentaron golpear al reportero endilgándole responsabilidades que sólo corresponden al exfuncionario destituido por el alcalde Eduardo Mérida en una actitud de deslealtad y traición, pues López fue un hombre de su entera confianza y mano derecha en el Distrito 3, zona sud de Quillacollo.

“Nosotros no somos culpables de los errores y delitos de los funcionarios municipales, ya que López, un abogado de profesión, sabía de los riesgos que enfrentaba por pedir coimas o extorsionar a los vecinos”, dijo el reportero de Red País.

MÁS CORRUPCIÓN

Según reportes de los medios de comunicación de Cochabamba, el subalcalde del Distrito 3 de Quillacollo, Gilmar López, fue sorprendido la tarde del pasado miércoles cuando recibía una coima de seis mil bolivianos de una vecina. Policías de la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen (FELCC) le hicieron seguimiento y, con la ayuda de la víctima, Lucía Mérida de Osinaga, lograron detener a la exautoridad porque el alcalde Mérida lo destituyó del cargo y lo envío a Transparencia Municipal para establecer la verdad de los hechos.

La víctima denunció a la Policía que López le había pedido seis mil bolivianos por un trámite. Quedaron en que el dinero sería entregado en dos partidas. La primera partida lo habría hecho el pasado martes y la segunda fue acordada para el miércoles cuando fue detenido en flagrancia.

En su defensa el exSubalcalde dijo a los medios que no tuvo nada que ver en ese tema, que el dinero “apareció en su despacho”, y culpó de su aprehensión a los concejales por tratarse de una persecución política.

“Soy inocente y me voy a defender en la justicia. Todo esto tiene móviles políticos que vienen desde el Concejo Municipal”, dijo antes de ser sometido a medidas cautelares.

Por su parte, el presidente del Órgano Deliberante, Víctor Osinaga, señaló que no tenían nada que ver en ese caso y que “lamentablemente, en la Alcaldía, donde se pone el dedo sale pus”.

Con el encarcelamiento de López, se pone al descubierto que los hechos de corrupción se acentuaron en la Alcaldía de Quillacollo, siendo difícil su control por no existir autoridad moral del alcalde Eduardo Mérida, quien junto a su esposa están enjuiciados por extorsión y cobro de diezmos, además de otros 16 juicios que pueden llevarlo a la cárcel.


AGM// EFN

Calificación de Artículo :

  • 1 fuera de 5
  • 2 fuera de 5
  • 3 fuera de 5
  • 4 fuera de 5
  • 5 fuera de 5

¿Cuál es su opinión?

Entrar o crear cuenta