0 Comentarios

Orfandad política y social: Funcionarios y vecinos abandonan al alcalde suspendido Mérida

Por Walter Dominguez L. (Author)

Ubicación(s):

Cochabamba, 13 de junio (Red País).- Día que pasa el alcalde suspendido, Eduardo Mérida Balderrama, se va quedando solo, por el abandono de sus funcionarios municipales y vecinos, quienes perdieron todo esperanza de su retorno a la silla edil.

Antes de la audiencia de Acción de Cumplimiento del pasado viernes 8, el alcalde logró el compromiso y “juramento” de sus funcionarios y dirigentes vecinales leales de defenderlo hasta la muerte. Ese día, Mérida se llevó un chasco porque comprobó que todo fueron palabras, pues sólo un pequeño grupo de pobladores y algunos funcionarios lo acompañaron durante la audiencia, para luego, conocidos los resultados, desaparecer de los alrededores del edificio judicial.

El juez que dirimió la Acción de Cumplimiento, Elvis Isaac López Moya, ordenó a los 11 concejales de Quillacollo a suspender temporalmente de sus funciones al alcalde Mérida por el delito de falsificación de su libreta militar, en cumplimiento del artículo 239, numeral II, de la Ley de Régimen Electoral.

Acatando el fallo judicial, el Concejo en pleno, el sábado 9 procedió a la suspensión temporal de Mérida y elegir en su reemplazo a Zacarías Jayta Berríos como alcalde suplente hasta que se defina la apelación de su condena de tres años y seis meses de prisión por el caso de su libreta falsa.

Según allegados a Mérida, al comprobar la autoridad suspendida la baja moral y “estampida de su gente”, lanzó la consigna de volver a la Alcaldía en el plazo de diez, cuando no existe recurso legal o administrativo que posibilite esa situación.

IMPROCEDENTE
Para el abogado Ademir Muñoz Soliz, el pedido del alcalde Mérida y su defensa de reconsiderar la suspensión y elección de Jayta en el plazo de 10 días, no es procedente porque no vulnera ningún derecho de la autoridad suspendida. “Se trata de simples triquiñuelas o chicanas legales, dirigidas a evitar que sus funcionarios y vecinos lo abandonen y se quede en la mayor orfandad política y social”, dijo.

Señaló que la contraparte de Mérida debe exigir a la brevedad la audiencia de apelación de su sentencia de cárcel, y así sancionar al alcalde falsificador que se burló de la fe de los electores y las instituciones. Falsificar es un delito, y quien lo hace con premeditación debe ser considerado un “vulgar delincuente”, agregó.
AMG// EFN

Calificación de Artículo :

  • 1 fuera de 5
  • 2 fuera de 5
  • 3 fuera de 5
  • 4 fuera de 5
  • 5 fuera de 5

¿Cuál es su opinión?

Entrar o crear cuenta