0 Comentarios

Las nuevas rutas utilizadas por las mafias del narcotráfico en el Vraem para trasladar droga a Bolivia

Por Jaime Daniel Loayza Zegarra (Author)

Ubicación(s):

La Paz, 18 de octubre (Red País).- Unos 40 clanes de mafias del narcotráfico se encargan de llevar droga desde La Mar, Huanta (Ayacucho) hasta Palcazú, Puerto Inca y Atalaya de la República del Perú y desde ahí traslada la droga a Bolivia, informó Inteligencia de la Policía Nacional del Perú. Se estima que cada semana elaboran hasta una tonelada de cocaína.

Anchihuay es uno de los diez distritos de la provincia ayacuchana de La Mar del Perú, donde debido a su geografía con una vegetación muy densa es fácil perderse en el paisaje, que de día es todo verde y de noche, negro. Esa zona del Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem) es una de las preferidas de las bandas de narcotraficantes para sacar cargamentos de droga.

Inteligencia de la Policía Nacional del Perú,que viene operando en el Vraem, ha confirmado que estas mafias logran procesar entre 100 kilos y una tonelada de cocaína cada semana.

La instalación de un laboratorio de droga en la selva del Vraem cuesta entre 16.000 y 24.000 bolivianos. Mientras que montar un complejo rústico para elaborar clorhidrato de cocaína puede demandar una inversión de hasta 290 mil bolivianos.

En lo que va del año, los agentes del Frente Policial Vraem y de la Dirandro del Perú han destruido solamente 153 laboratorios de droga y 33 laboratorios de clorhidrato de cocaína.

LAS RUTAS PREFERIDAS

La ruta de la cocaína no solo comienza en Anchihuay, sino también en Santa Rosa (La Mar), Llochegua, Sivia y Canayre (Huanta), en Pichari y Kimbiri, en La Convención (Cusco del Perú), donde están los grandes cultivos de coca.

La droga sale de la zona de producción en embarcaciones por los ríos Apurímac, Ene, Tambo y Perené, previa conexión con el puente aéreo (avionetas de matrícula boliviana). Estos cargamentos llegan hasta Palcazú (Cerro de Pasco), Puerto Inca (Huánuco) y Atalaya (Ucayali). Desde ahí son enviadas a la costa o hacia las zonas de frontera con Bolivia.

Un informe de inteligencia de la Policía Nacional del Perú, al cual tuvo acceso el matutino peruano La República, revela que otras nuevas vías preferidas de los narcos (mochileros) son los caminos de herradura que conducen al distrito de Santillana, en Huanta, Ayacucho.

Otra ruta utilizada es por Oreja de Perro, cerca al poblado de Espinco, distrito de Chungui, provincia de La Mar, en Ayacucho. Estos caminos de herradura conducen a Andahuaylas y hacia Huancayo.

Se trata de la línea de fuego narco, donde el silencio de la selva, casi a diario, se corta en seco con el ruido de los tiroteos. Sin embargo, el riesgo de caer detenido es latente. Por eso, muchos salen armados o viajan custodiados por narcoterroristas.

ZONAS DE ALTO RIESGOS

Las operaciones antidrogas en el Vraem son complejas, los laboratorios de cocaína son instalados en zonas críticas y de alto riesgo, debido a su accidentada geografía. Los traficantes de droga, añade, instalan su sistema de seguridad cerca de los laboratorios con vigías y sicarios armados. Además, transitan columnas armadas de remanentes terroristas.

Algunos pueden estar toda una noche por unos 200 dólares. Gracias a ellos, las incautaciones de droga pocas veces están acompañadas de detenciones. Los traficantes ya están lejos cuando los cargamentos son descubiertos.
//JLZ//

Calificación de Artículo :

  • 1 fuera de 5
  • 2 fuera de 5
  • 3 fuera de 5
  • 4 fuera de 5
  • 5 fuera de 5

¿Cuál es su opinión?

Entrar o crear cuenta

Debes estar registrado para poder comentar artculos y enviar mensajes directamente al equipo editorial. Por favor, sesión o crear una cuenta de usuario gratuita.